Cualquier día en que un nuevo estudio muestra una cura potencial para el cáncer es un buen día, y los científicos en Europa pueden haber encontrado un gran