Cuando no se lleva una alimentación adecuada, el pH de la sangre se vuelve acido u los huesos se ven obligados a liberar calcio y magnesio en la