Dentro de dos años, es posible que un simple examen de sangre pueda identificar cualquier tipo de tumor cancerígeno hasta diez años antes que se manifieste en el